CONTACTO

pedrolupi@hotmail.es

miércoles, 8 de febrero de 2017

MOTIVADOR O ANIMADOR

Es importante que tengamos clara esta habilidad social, que como todas las demás se pueden conseguir con esfuerzo y mucha, mucha práctica. Lo primero es entender que aunque muchas personas tienen la capacidad innata de animar a los demás no siempre es suficiente, el ánimo ayuda a cambiar, inspirar, estimular a alguien para que cambie, mejore o haga algo, pero la motivación, y aquí esta el matiz, es lo que nos hace movilizarnos, ponernos en activo y hacer, construir y avanzar. Animar es subjetiva, es dar la fuerza, el estímulo, la emoción que impulsa a cambiar o realizar algo que parece difícil, duro o incluso tedioso, porque creemos en ello y sabemos que es muy bueno, interesante e importante, es eso estamos los que animamos, mientras que motivar implica el preguntarse el para qué, el "motivo" por el cuál se quiere lograr esto e ir a por ello. La motivación es objetiva y práctica, un buen motivador conoce bien a quienes motiva y da herramientas que ayuden a lograr el objetivo que se busque dándole el sentido el propósito.



Tener capacidad de motivar a los demás es una habilidad emocional que nos diferencia y hace especiales


  • Continua con tu reflexión personal en el diario de sentimientos sobre la generosidad y la paciencia. Hoy propongo que mires si eres animador, motivador o ambos. ¿Entusiasmas a los demás para la realización de algo? ¿Trasmites las cosas desde la emoción? ¿Eres motivador o mas bien desmotivas y pones siempre problemas? ¿Refuerzas los logros de los demás y el aprendizaje en los errores? Recuerda que la motivación comienza en uno mismo y que cuando uno vive, cree y siente lo que se quiere lograr lo que trasmite con más facilidad y que anime a otros a hacerlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario